NOTICIAS

18/01/2019

Patricio Meller en La Tercera: ¿Quieren realmente mejorar la calidad de la educación?

    COMPARTIR ESTA NOTICIA

"La educación escolar es mala, independientemente de si los estudiantes van a colegios públicos o privados, o si son de familias de bajos o altos ingresos".

¿Por qué es tan difícil tener colegios con educación de buena calidad? Al comparar la educación actual con la de hace 30 años, vemos que ha mejorado: mayores tasas de escolaridad, menor deserción, más y mejor infraestructura escolar, mejores profesores, mejores libros, más equipamiento, etc. Pero la realidad actual es muy diferente a la del pasado, el mundo digital funciona distinto. Esto implica que aunque contemos con mejores libros o edificios, el qué y el cómo se enseñaba antes no sirve ahora.

Veamos un par de indicadores de la calidad de la educación chilena (prueba PISA). Casi el 50% de los estudiantes no alcanza el nivel mínimo en matemáticas. Esto es casi equivalente a que no hubieran ido al colegio. Por otra parte, el 5% de nuestros mejores estudiantes (de los colegios de élite) alcanzará el año 2060 el puntaje actual del 5% de los mejores estudiantes de Singapur.

Esto se desconoce en el debate actual, que ha demostrado ser dicotómico: educación con o sin patines; educación pública o privada; libertad de los padres para elegir y libertad de los colegios para seleccionar.

En breve, la educación escolar es mala, independientemente de si los estudiantes van a colegios públicos o privados, o si son de familias de bajos o altos ingresos.

En “Claves para la educación del futuro” (Catalonia) propongo modificar nuestra metodología de enseñanza, cambiando sus componentes principales (y anacrónicos) -repetición, memoria, resolución de problemas conocidos-, porque ahora nos enfrentamos a problemas desconocidos, para lo cual debemos aprender creatividad y pensamiento crítico. Pero, ¿cómo se enseñan? ¿Qué incentivos habría para hacerlo?

Relacionado a esto figura otra medida urgente, que es cambiar las pruebas Simce y PSU. Según ellas se decide qué se enseña y cómo se enseña. Ya es hora de alinearlas con PISA, diseñada para evaluar creatividad y pensamiento crítico, a través de preguntas con soluciones abiertas y no respuestas únicas.

Otro dato de la causa es el ya conocido exiguo hábito de lectura en nuestro país: 7% lo hace por gusto, otros leen solo tuits y creen que eso es leer. Es urgente generar hábitos de lectura desde el colegio y, para esto, implementar ensayos en las pruebas nacionales.

Tests modificados y actualización de la metodología de enseñanza constituirían un mecanismo eficaz para mejorar la calidad de la educación y formar estudiantes con pensamiento propio.

Los críticos dirán que todo esto tendrá un alto costo. Sí, así será, pero es bastante mayor el costo de la ignorancia generado por las pruebas actuales. Aprender a resolver problemas desconocidos, con creatividad y pensamiento crítico, insertará a los estudiantes -y a Chile- en el siglo XXI.

Columna en La Tercera

Fuente: La Tercera

OTRAS NOTICIAS

17/01/2019

[Columna] Regulación pesquera y prácticas OCDE

SEGUIR LEYENDO
15/01/2019

Lanzamiento: "Claves para la educación del futuro", de Patricio Meller

SEGUIR LEYENDO
04/01/2019

Columna de Manuel Marfán en La Tercera: Agricultura moderna

SEGUIR LEYENDO
28/12/2018

Dante Pesce: "El Chile del futuro"

SEGUIR LEYENDO
27/12/2018

Adelanto de "Del NAFTA al USMCA: Una primera mirada"

SEGUIR LEYENDO
VER TODAS